La mejor solución económica, los créditos rápidos

Necesito
A devolver en días
Devuelves* ; TAE*

Sin compromiso, 100% online y sin avales.
Totalmente seguro!

La mejor solución económica, los créditos rápidos

La mejor solución económica, los créditos rápidos

 

Los créditos rápidos se fusionan con el concepto online para dar forma a una herramienta ideal para superar la cuesta de enero.

Tras las navidades, llega uno de los peores momentos para la economía de cualquier hogar: la infame cuesta de enero. Son fechas en los que se hacen auténticas piruetas para ahorrar todo lo posible y aguantar durante 31 días intentando llegar sin números rojos y respirar con algo más de calma. No son nada fáciles, y más si surgen imprevistos.

Antaño, sobre todo a raíz de la crisis económica que ha azotado España, este tramo del año se volvía especialmente complicado. Sin embargo, desde la llegada de internet y la flexibilización de las entidades financieras, han aparecido productos económicos pensados para ofrecer una ayuda rápida y, además, eficaz: los créditos rápidos. Y no solo eso, sino que también ha aparecido otra figura pensada para ayudar incluso a los que tienen más problemas, como son los créditos rápidos con Asnef.

Se caracterizan precisamente por lo que indica su nombre, por ser rápidos, pero aquí vamos a hablarte largo y tendido sobre ellos para que entiendas bien su funcionamiento y qué los diferencia de los habituales. Verás que, en efecto, son algo pensado para hacer fáciles incluso los momentos más complicados a nivel económico.

 

Qué son los créditos rápidos

Tal y como su nombre indica, los créditos rápidos son préstamos que conceden entidades bancarias o financieras para realizar una inyección de dinero en el menor plazo de tiempo posible. Su brevedad es tal que, tras haberse pedido, la transacción puede llevarse a cabo en cuestión de segundos o minutos, sin prolongarse jamás durante más de 24 horas.

Pueden solicitarse a través de internet o incluso a través del teléfono llamando a las compañías que ofrezcan esta posibilidad. Su sencillez a la hora de realizar la solicitud es otro de sus aspectos definitorios, como también suele ser la reducida cantidad que ofrecen, normalmente inferior a los 1.000 € y unos intereses casi nulos.

 

¿Es difícil pedir un crédito rápido?

Hablábamos antes de facilidades, y así es. Tan solo hay que pensar en el proceso para solicitar uno de estos créditos online para ver lo sencillo que es todo. El solicitante tan solo tiene que abrir su navegador web, entrar en la página de la entidad financiera en la que decida confiar y rellenar un formulario sencillo. No suele necesitarse documentación adicional, aunque en el caso de pedirse se puede acompañar con los datos introducidos a través del formulario web.

Hecho esto, se confirma todo siguiendo unos sencillos pasos y solo queda esperar. La respuesta, aceptando o denegando la solicitud, se recibe en segundos al correo electrónico asignado a la petición. Si se acepta, el dinero puede llegar en cuestión de minutos, sin tener que pasar por largos plazos de espera. Todo es sumamente ágil y, por supuesto, fácil. No necesitas nada más que esto, salvo que figures en el listado de ASNEF, en cuyo caso tendrás que aportar un justificante de ingresos recurrentes (p. ej.: una nómina).

 

Créditos rápidos vs créditos tradicionales, las diferencias

Conociendo ya cómo son y lo fácil que es solicitarlos, vamos a hablar de qué los diferencia de los préstamos tradicionales. Por supuesto, lo primero que debemos señalar es el manejo de los plazos de tiempo. Si bien para un crédito a la vieja usanza era necesario realizar largas esperas, concertar reuniones con el banco y envolverse en un proceso burocrático que puede durar meses; con los préstamos rápidos todo se lleva a cabo en menos de 24 horas.

Esta diferencia es algo que también afecta a los importes a pedir. En el caso de los créditos rápidos, las cantidades no suelen ser demasiado elevadas, ya que son algo pensado para soluciones urgentes. En el de los tradicionales, las sumas pueden ser enormes, hasta el punto de llegar a pagar una vivienda con ella. Claro está, en ambos casos el dinero ha de devolverse en el plazo estipulado y pagando las cantidades que correspondan.

Aquí es donde entran en juego los intereses. En ambos casos podemos encontrarlos, aunque los préstamos rápidos son propensos a formar parte de promociones en las que no hay ningún gasto añadido, el cliente solo paga el dinero que pide, sin comisiones ni porcentajes extra.

Son dos productos diferentes que vienen del mismo punto de partida y suelen tener la misma finalidad, permitir el pago de algo. Sus características los hacen más idóneos para situaciones diferentes, pero, sin duda, los créditos rápidos se han vuelto un aliado indispensable para meses como el de enero. Son veloces, no ponen trabas y, además, te dan el dinero casi al momento, algo perfecto en caso de imprevistos.

La mejor solución económica, los créditos rápidos
4.4 de 5 - 7 votos

Tags: créditos, mejor, online, rápidos, solución