Con ASNEF | Sin Intereses | Sin Nómina | 🥇 Comparador de Préstamos
Financiación para abrir un nuevo negocio

Financiación para abrir un nuevo negocio

 

Emprendedores, empresarios y autónomos tienen una potente herramienta para conseguir una financiación tremendamente rápida: créditos online.

Tienes una idea, vas a comenzar tu andadura como autónomo y te mueres de ganas por comenzar un negocio prometedor, con un concepto innovador y capaz de suplir una demanda insatisfecha. Reúnes las ganas, la mentalidad, el equipo y todo el conocimiento necesario, pero te falta algo: el dinero para poder comenzar a rodar.

Olvídate de los problemas económicos

Muchos negocios, por no decir todos, requieren una potente inversión inicial para poder empezar a funcionar. Es bueno partir de un concepto que tenga garantía de éxito, y también contar con un equipo y una formación adecuados; pero sin dinero es imposible abrir algo. Hay multitud de elementos que requieren un pago, haciendo necesario contar con unos ahorros importantes o solicitar algún tipo de ayuda a alguna entidad financiera.

Esta última acaba siendo la opción a la que acude la inmensa mayoría, ya que construir un colchón económico para hacer una inversión potente no suele ser algo fácil de asumir para muchos. Para ello, lo tradicional es acudir a algún banco o cualquier compañía que pueda ofrecer algún tipo de crédito o préstamo con el que dar este pequeño gran paso; sin embargo, con internet de por medio, optar por solicitar créditos rápidos online en el acto se está convirtiendo en la nueva tendencia.

Son más cómodos y gozan de una inmediatez difícil de conseguir por otras vías. Los créditos rápidos online carecen de trámites burocráticos. Eliges la cantidad que quieres y determinas en cuánto tiempo quieres pagarla teniendo en cuenta los intereses a aplicar y las posibles comisiones por parte de la entidad. Solo hay que rellenar un formulario y, en ocasiones, adjuntar alguna documentación adicional; pero no hay esperas, ni visitas a oficinas ni citas que se prolongan en el tiempo. Pides y, en cuestión de horas, responden a tu solicitud.

El plazo para recibir el dinero es variable, pero muchas entidades se comprometen a ingresarlo en la cuenta en menos de 48 horas. Depende de la cantidad, e incluso de la situación económica del solicitante, y es que situaciones particulares como las de aquellos que figuran en listados de morosos como el de ASNEF pueden influir en los trámites y requerir de un estudio en mayor profundidad para la cesión del dinero.

Puedes hacerlo en caso de necesitar una gran cantidad, por ejemplo 1.000 euros, o incluso para pedir un crédito rápido de menor importe. Ambas posibilidades son válidas, y los plazos para pagarlas pueden pasar de los 5 días a los 90 o incluso a los años; todo depende de la entidad, de la cuantía y por supuesto de los intereses que el solicitante esté dispuesto a pagar, además de sus posibilidades económicas. Aunque en muchas ocasiones hay propuestas especiales que no añaden ningún tipo de interés para cantidades determinadas.

Es necesario realizar un estudio en profundidad antes de solicitar uno de estos préstamos. Hay que tener en cuenta que la cantidad solicitada se tendrá que devolver posteriormente, y además con el coste adicional de los intereses que añada la entidad de turno. El impago puede tener consecuencias nefastas ya no solo para el solicitante, sino también para el futuro de ese prometedor negocio que aborda con tanta ilusión, y por ende a todos los que formen parte de ese proyecto.

Por supuesto, siempre está la opción de acudir a la entidad bancaria de confianza para negociar algún crédito con el que conseguir el empuje económico necesario para comenzar a hacer funcionar la maquinaria; pero la comodidad, inmediatez y la sencillez de la solicitud de estas ayudas económicas a través de internet están haciendo que cada vez más usuarios opten por esta vía. Si cambias el tener que ir a una oficina, concertar una cita, armarte de documentos y de paciencia por hacer un simple trámite desde casa, y con un teléfono móvil o un ordenador, es fácil de entender.

Estamos en una época en la que prácticamente cualquiera puede solicitar un crédito. El documento de identidad, una nómina y la mayoría de edad a veces son más que suficientes para hacerlo; sin avales ni más papeles que tengan que entrar en escena. Pero, como decíamos, la responsabilidad aquí juega un papel primordial, ya que no es un dinero que se “regale”, es necesario estar totalmente seguros de poder pagarlo tras la solicitud, aunque las entidades suelan ser flexibles en cuanto a los plazos y traten de ofrecer todas las facilidades posibles.

Si te da miedo el paso, no te preocupes. Infórmate largo y tendido y busca opiniones de terceras personas. Muchos préstamos y entidades dejan mella en los clientes que acuden a ellos, y a veces con hacer solo una búsqueda por internet puedes tener todas las respuestas más que necesarias para terminar de decidirte y lanzarte, o no.

Tags: abrir, créditos, financiación, negocio, online